¿La tapadera ?  

Jonás Villarrubia

 

Está claro que la polémica está en el parquet, y no precisamente en el de la bolsa, que también; la tenemos en toda (perdonad si a alguno os ofende el nombre) España.

Recuerdo la expresión, antaño la más comentada, y salida de la boca de los políticos ahora en el poder: ¡“ellos mintieron”! y mira que no paraban de gritarlo. Y gracias a lo que les dijeron los “otros” (supongo que suponéis a quién me refiero, en caso contrario... ¡pensad, hombre, pensad!) con tan falsas pruebas, que al parecer, ahora que pueden, no les interesa convertir en verdad a través de una concienzuda investigación (cosa que dejan para los periodistas), el caso es que al parecer gracias a todo eso ahora están gobernando y gracias a una cacerolada el día de la reflexión. Y quien más lo decía, ¿lo sabéis? Pues claro, eso mismo: Ruvalcaba . Y yo me pregunto ¿qué de verdad hay en lo que nos dicen ahora los que están encargados de gobernarnos? Me cuesta buscar una sola. La respuesta os la dejo a vosotros, ya que mi opinión no puede ser más negativa.

El estatuto Andaluz, con su “ Realidad Nacional ”, como dijera en su día un diputado sobre la justicia, que he de aclarar que no compartí entonces, pero que es lo contrario de lo que digo ahora: es el mayor “cachondeo” que los políticos han “parido” nunca. Claro que también me pregunto si los de ahora son políticos en funciones o están en funciones teatrales: más bien lo último. Pero claro, ahí aparece una de las muchas tapadera s, estudiada con el fin de acallar a los andaluces, la comunidad con mayor extensión y habitantes y... a otros muchos.

<<Si les damos lo parecido a Cataluña, les tendremos comiendo de nuestra mano como vulgares pajarillos que, de paso, si cerramos el puño los podremos estrujar más>> Lo curioso es que les ha salido bien o... ¿es el PER el que les mantiene afines?, yo creo que sí. Sí, es el PER. Muchos de los que lo cobran, trabajan a su vez en la tierra que le disminuirá sus derechos.

Soy andaluz, de Cádiz, mi sangre está en mezcla con la de los vascos, por parte de mi padre: de Bilbao, y andaluza por nacimiento, y por la de mi madre que es nacida en Granada; se me olvidaba, también tengo un tío, hermano de mi padre, que es de Barcelona. Y como no, tengo la sangre transferida, donada por acogida, de la ciudad que me abriga desde hace 53 años: Madrid. Y es que esta España de antes, la de ahora no sé que nombre la pondrán, está llena de andaluces que han sacado las castañas a muchas comunidades enriqueciéndolas y que seguro que votarán en Cataluña el sí a un voto que les empobrecerá aún más, ya que el pote a repartir, que durante años ellos han cocinado con su aportación, con su trabajo, bajará mucho más que sensiblemente. Pero es que les venden tan bien el producto..., hay que ver como mienten... si hasta casi, con sus parodias, me llegan a convencer estos comediantes. Lo que no entiendo es a los catalanes, pues mira con qué ahínco defienden el estatuto; pero por Dios si no lo han leído ni un cinco por ciento, si lo hicieran se darían cuenta que todo es con el fin de absorber más poder a los que se suben el sueldo cada vez que les tocan gobernar y dejar menos posibilidades de que el pueblo pueda decidir con toda libertad.

Pero veamos como va el teatro, ese que se han montado con el fin de conseguir sus fines: Todos pensáis que el Pais vasco, alguna de su gente, sólo alguno, da mucha “guerra” y todos sabemos que el gobierno que consiga la paz en esa tierra, maravillosa tierra por cierto, pasará a la historia con el añadido, además, de que será difícil desbancarle durante mucho tiempo del dicho gobierno, (Esa es la tapadera más importante). Las artes con las que lo consigan es lo de menos, eso piensa este gobierno que quiere eso y mucho más; hasta es del Barsa... Bueno confieso que yo también soy simpatizante, al fin y al cabo, aún es un equipo “español”. Cataluña, en la que hay muy pocos, pero que gritan mucho, que quieren la independencia, es una población que tiene muchas afinidades en sus gentes que les hacen distintos, pero sobre todo por que ha conseguido tener una cultura fraguada por descendientes de diversas tierras a las que Cataluña acogió y que ahora hasta poseen una lengua propia, además de la oficial del pais. A propósito, en Cataluña hay muchos, no todos, que, efectivamente hablan catalán, pero estoy seguro, seguro... que el cien por cien de su gente habla el castellano. Pues bien, el teatro empezó por ellos: ¿cómo dar la posibilidad de la independencia al Pais Vasco sin antes darles una bolsa de caramelo de la marca nación a los catalanes? En realidad piden poco. Con hacer que se crean una nación tienen bastante –se dicen de nuevo-, lo malo es que una vez abierta la bolsa, es seguro que luego pedirán más, y habrá que darles todo el pastel: Aquí también necesitan una tapadera . Y... ¿cómo darles a los catalanes sin darles a los andaluces un chupa chus de la fabrica de las nacionalidades... para que callen, pues ellos si que piden poco, y con el PER ya les han estado dando, piensan, a cuenta demasiado. Y es que a los andaluces nos convencen que los de centro y derecha aún son los caciques. Yo les pediría que fueran al registro de la propiedad, ese que está en la castellana, con algunos DNI de los altos cargos del PSOE, y de otros, y comprueben sus propiedades, ¡Cielos, que disgusto se llevarían!

Pues claro, empezaron por los más fuertes, pasando a los del sur (pobres siempre los abandonados), y así después podrán vender la moto de la independencia a los Vascos... Un poco más y los demás ni lo notarán, seguro que ni se enteran, dirán los que les ha tocado la batuta. Y así lo han hecho.

Antes, en otros gobiernos, algunos fueron terroristas de los terroristas y amasadores de fortunas a cargo de los fondos reservados, Ah, ¿qué no se acuerdan? Pues ahora, quizás, por si les pillan, prefieren ser legales y dialogar con los que antaño, algunos de los suyos, quisieron asesinarlos. ¿Qué dice? Ah, ¿que entre ellos se entienden? Pues no había caído. Y... ¿saben porqué? El poder, fíjense, “todos” sólo quieren poder. ¿Verdad que es poco?

Pues vamos a lo importante: la tapadera más brutal, esa que hace que un gobierno pierda el norte, rompa las reglas más elementales de justicia con los dejes de la fiscalía y les ponga el trasero a los terroristas, esa... Lo siento pero si esperaba al final para saberlo, te diré que nadie lo sabe... Lo único que sabemos es que su miedo, y su extraño comportamiento, empezaron el 11 de marzo de... Supongo que el año, desgraciadamente, está en la mente de todos.

 

 

 

 

 

Jonás Diego Villarrubia

 
su correo milibro@elnuevolibro.com